Detengamos la piratería

La gran cantidad de contenido cinematográfico es tan alta y lucrativa que era inevitable que alguna rama de la sociedad quisiese tomar ganancia de la misma, de allí provienen los conocidos como piratas de contenido.

Compartidores de productos que sin ningún respeto por los derechos de autor y sus implicaciones, reproducen los filmes cinematográficos, con el único propósito de generar ingresos mediante la implementación de páginas web monetizadas o el duplicado masivo de DVD’s.

Estos astutos cibernautas se han encargado de que las versiones pirateadas puedan llegar a las manos de los usuarios con una velocidad alarmante, que lleva a las compañías productoras a tomar medidas para el cierre de las mismas.

Medidas tomadas en contra de la piratería.

Debido a que la propagación de contenido pirata lleva a reducciones millonarias, tanto a la industria cinematográfica como a la comunidad misma, en cuanto a la generación de empleos e impuestos debatidos por medio de las ventas de productos derivados, la industria del cine ha estado recurriendo a establecer leyes que defiendan sus derechos como material intelectual de uso comercial.

Principalmente se estableció una ley con la cual, se establece que cualquier comercio de reproducciones ilegales de dichos productos serán penados por la ley por medio de multas y la confiscación y destrucción de la mercancía.

Por el simple hecho de poseer un enlace que contenga alguna producción cinematográfica de manera ilícita o poseer entre las pertenencias alguna película ilegal, puede conllevar a recibir estas exuberantes multas a deber.

Para mantener la mercancía cinematográfica a salvo de la piratería, las compañías se han visto en la necesidad de recurrir a varios métodos de censura y eliminación de estos productos.

En cuanto a la piratería física, se opta actualmente por solicitar la ayuda de las fuerzas policiales presentes, clausurar los negocios e imponer las sanciones requeridas a los comercios que ofrecen estos productos a la venta, es la opción más fiable para erradicar esta situación, sin embargo, esta iniciativa no está muy habituada en la mayoría de los países latinos, dejando muchos cabos sueltos.

En línea, se pueden encontrar servicios de protección de los derechos de autor, corporaciones cuya función principal radica en la de encontrar los enlaces de internet en donde se puede conseguir este contenido y denunciar para que sea forzada su supresión.

Estas opciones han sido impartidas por decreto del partido popular, de manera que se pueda proteger el derecho intelectual llevado a cabo en la creación de las obras del séptimo arte, en sí, ya existen las leyes, pero la piratería sigue estando presente pues en mayor parte porque no hay quien las ejecute.

Mientras se siga omitiendo su correctivo, seguirá haciendo presencia en las calles y páginas de contenidos varios.