Problemas que persiguen al bloque motor

El bloque motor es el corazón del vehículo, en él se concentran los principales componentes que conforman el extremo inferior del motor. Es donde se localizan el cigüeñal, los pistones, además de otros elementos y conexiones eléctricas; aparte, en él se haya la cámara de combustión interna y en algunos modelos sujeta el árbol de levas.

Por ser un enorme trozo de metal mecanizado para funcionar a precisión, está diseñado para durar toda la vida útil del coche y hasta más; pero, en ocasiones, las cosas pueden salir muy mal. Los problemas más comunes son:

Fugas de aceite: el bloque motor está elaborado de hierro y aleaciones de aluminio, eso le permite resistir grandes temperaturas, sin embargo, esto lo hace propenso a expandirse. Cuando eso ocurre las juntas que lo unen al cárter y otros elementos pueden llegar a sufrir desgastes e incluso salirse de su lugar; de esa manera se sobrecalentaría el motor por las fugas de aceite que se generan.

Fuga externa de refrigerante: el bloque motor a veces es el causante de la fuga, no obstante, si encuentra anticongelante o agua debajo del motor, es probable que se deba a alguna fisura en el radiador o en la bomba de agua. Si el bloque motor se agrieta podría crear un goteo, o quizás un tapón oxidado o flojo le permitiría al fluido escurrirse; de ser un tapón no sería tan complicados, mientras que las grietas son fulminantes debido a que no hay reparación que valga.

Cilindro desgastado: después de haber pasado cientos de millas, las paredes de los cilindros se desgastan tanto que llega un momento en el cual los anillos del pistón no logran sellar el área como corresponde. Es posible (aunque muy raro) que a la pared del cilindro se le haya hecho una grieta, en ese caso el motor necesitaría ser reconstruido.

Bloque motor poroso: sucede a consecuencia de los contaminantes que se introducen en el metal al ser fabricados, los vacíos de la fundición no suelen ocasionar inconvenientes hasta después de mucho tiempo. Pero, llegará el momento en el que el mal fundido del bloque le causará goteos y filtraciones del refrigerante o el aceite, dependiendo del área del desperfecto; contra esto no hay nada que se pueda hacer, puesto que se trata de una imperfección desde su moldeado.

Cuando el mal se ha apoderado del corazón del vehículo, es mejor no arriesgarse con reparaciones e irse por la vía segura que es adquirir uno nuevo. Para ello, visitando la web motoresdesegundamano.eu puede conseguir el motor que necesita sin malgastar tiempo ni dinero.